Estás en: Productos / Puertas automáticas / Puertas herméticas

Puertas herméticas

Las puertas herméticas Manusa, tanto las batientes como las correderas, pueden ser utilizadas, no solo en entornos sanitarios, sino también en laboratorios, centros de procesado de alimentos, plantas de producción de semi-conductores, etc. Es decir, en todos los lugares donde hayan “salas blancas”, que son lugares donde existen unas condiciones de aire especiales: libre de bacterias patógenas, libres de polvo, y con la temperatura y humedad controladas. También están sometidas a una presión de aire más elevada que en el exterior, para evitar que el aire exterior contaminado entre en el interior, cuando la puerta se abra.

Preguntas frecuentes

¿En qué sectores se pueden instalar las puertas herméticas?

En sectores con requerimientos estrictos de hermeticidad e higiene, donde haya salas que hayan sido especialmente diseñadas para mantener bajos niveles de contaminación y condiciones ambientales controladas. Habitualmente se trata de hospitales, industria farmacéutica, manipulación alimentaria, industria química, etc....

Las puertas correderas de cierre hermético de Manusa ayudan a preservar la sala libre de cualquier contaminación externa sellando la entrada para mantener un diferencial de presión entre las dos salas contiguas. También optimizan la utilización del aire tratado dentro de un área quirúrgica y reduce los costes de funcionamiento de un quirófano o sala limpia.

Una sala blanca es aquella en la que se dan unas condiciones ambientales muy específicas, donde el número de partículas en suspensión, la presión, temperatura y la humedad son controladas para conseguir un grado óptimo de higiene y limpieza. Las puertas herméticas Manusa quedan ajustadas y de esta manera se consiguen los niveles de presurización requeridos, se preserva mejor el ambiente y la higiene necesaria en estas salas, que requieren aire hasta 20.000 veces más puro que el que habitualmente respiramos.

En Manusa disponemos una amplia gama de accesorios aplicables en entornos sanitarios, que facilitan el acceso de una forma segura y evitan cualquier tipo de contacto. Entre ellos, tenemos los manillones que permiten abrir de forma manual una puerta, en lugar de forma automática, cuando sea necesario. Para estos manillones, Manusa ofrece la opción del tratamiento Bioproof® consistente en la aplicación de pintura en polvo incolora, que proporciona una resistencia superior a varios microorganismos nocivos para la salud. Con este tratamiento, se consigue la eliminación de entre el 99,5 y el 100% de los mismos. 

Si quieres conocer más sobre nuestros accesorios para puertas automáticas ponte en contacto con nuestro equipo comercial.