Estás en: Productos / Puertas cortafuego / Puertas cortafuego de vidrio

Puertas cortafuego de vidrio

Las puertas cortafuego de vidrio combinan la funcionalidad y estética de una puerta automática con propiedades ignífugas y aislantes contra el fuego.

Preguntas frecuentes

Certificado de puertas antiincendios de vidrio de Manusa

Para certificar su resistencia al fuego, las puertas cortafuego de vidrio de Manusa han sido ensayadas y clasificadas conforme a la normativa aplicable UNE-EN 13501-2:2009+A1:2010. Esta norma hace referencia a la clasificación en función del comportamiento de los productos de construcción y elementos para la edificación frente al fuego.

Las puertas automáticas y batientes cortafuegos de Manusa disponen de diferentes clasificaciones, acorde a las necesidades de protección contra incendios requeridas por el cliente. Hay tres principales clasificaciones de este tipo de puerta: las puertas con clasificación E (Integridad) son aquellas en la que durante un tiempo determinado no aparecen llamas o gases en la superficie de la no expuesta al fuego. Las puertas con clasificación EI (Integridad y Aislamiento térmico) aquellas en la que durante un tiempo determinado no aparecen llamas o gases o no se produce una transferencia de calor significativa en la superficie de la puerta no expuesta al fuego.  Por último, las puertas con clasificación EW (Integridad y Radiación Térmica Reducida) son aquellas en las que además de proteger de la radiación inicial de llamas y gases, limitan la transmisión de radiación térmica e impiden el inicio de combustión en el sector contiguo.

Verificar las juntas de estanqueidad y los puntos de cierre de la puerta cada cierto tiempo es fundamental para que las puertas cortafuego cumplan con su función en caso de emergencia. Además, hacer un seguimiento de los vidrios para detectar cualquier grieta o burbuja, que podrían ser síntoma de una posible rotura, puede evitarnos posibles incidentes. Por ello es tan importante un buen mantenimiento de las puertas. En Manusa disponemos de diferentes tipologías de contrato de mantenimiento, que pueden ser personalizables a la medida de cada cliente y con prioridad de asistencia en ciudades como Barcelona, Madrid, A Coruña, Gijón, Valencia, Sevilla e incluso Islas Baleares y Canarias.