Puerta automática corredera estándar


Productos

Descripción

Las puertas automáticas correderas estándar permiten la máxima velocidad de apertura del mercado, ideal para entornos de circulación intensa de personas. Gracias a sus amplias posibilidades de personalización y su sistema de máxima seguridad, estas puertas ofrecen una solución completamente funcional y de alta calidad. Además, están especialmente diseñadas para garantizar un menor impacto visual y una mayor integración con los distintos conjuntos arquitectónicos. Como líderes en fabricación, instalación y mantenimiento de puertas automáticas, nos encargamos de todas las partes del proyecto cumpliendo estrictamente la normativa vigente y adaptándonos siempre a las necesidades de cada caso. Las puertas automáticas correderas estándar de Manusa son las más populares del mercado gracias a su elegante estética y gran funcionalidad. Con apertura central o lateral, se pueden adaptar a cualquier espacio garantizando siempre la máxima comodidad y confort para los usuarios.

Características

Apertura Apertura central o lateral
Accesorios Compatible con amplia gama de accesorios
Hojas compatibles Compatible con hojas transparentes o enmarcadas
Rapidez Máxima velocidad de apertura del mercado
Hojas Posibilidad de conjunto con o sin hojas fijas
Alarma de incendios Conexión para alarma de incendios
Reapertura Detección de obstáculos con reapertura automática

Acabados

Las puertas automáticas correderas estándar son totalmente personalizables en medidas, acabados y colores. La cubierta del producto está fabricada en aluminio, lo que permite todos los acabados disponibles para este material.

Descargas

No hay descargas disponibles
Ir a descargas
BIMobject
Catálogos
Certificados
Planos
Memoria técnica
Ficha técnica
Manuales de usuario

Preguntas frecuentes sobre puertas automáticas correderas estándar

¿Cómo funciona una puerta automática corredera estándar?

Su funcionamiento es bastante sencillo. En la puerta automática corredera estándar se instalan unos sensores de movimiento que cuando detectan que alguien se acerca a la puerta, ésta se abre. Pasados unos segundos se cierra, después de que el sujeto sale de la zona definida por el software de la electrónica que gobierna todo el sistema.

Las puertas automáticas correderas estándar están fabricadas en aluminio. Se pueden servir en bruto o bien si se prefiere adonizado o lacado. El anodizado es un tratamiento químico al aluminio que permite manteniendo la textura diferentes acabados (plata, oro, bronce, negro o símil inox por ejemplo). El acabado lacado permite personalizar en una amplia gama de colores RAL.

Habitualmente las puertas automáticas utilizan sensores de movimiento y/o presencia (seguridad). El sensor de movimiento provoca un ciclo de apertura y cierre de la puerta cuando el dispositivo detecta movimiento dentro de su área de detección, además es capaz de detectar si el objeto se acerca o aleja minimizando el tiempo de apertura y el consiguiente ahorro energético.

El sensor de presencia evita los atrapamientos cuando la puerta se cierra, detecta a una persona u objeto, manteniendo la puerta abierta mientras esté en su área de detección, o reabriéndola si ésta había comenzado a cerrarse. Cuando esta zona esté despejada, la puerta se cerrará de forma segura.

Adicionalmente y de acuerdo con la norma 16005, se pueden colocar sensores laterales para evitar el atrapamiento de las manos al deslizar la hoja móvil sobre la parte fija de la puerta.